Viajes
Por: Actual Inmobiliaria / 18 de julio 2017
Compartir
facebook twitter

Gastronomía Colombiana SABOR MESTIZO

Uno de los mayores placeres a la hora de viajar es disfrutar de comidas y preparaciones diferentes a las de la rutina diaria. Por eso, si visita el país cafetero, no puede dejar de probar los populares y deliciosos platos que allí se preparan.

Los colombianos gozan de fama por su excelente gastronomía criolla, forjada por la influencia española, mestiza y africana. La variedad de platos típicos es impresionante y cada región tiene su propia sazón y especialidad, según los productos más presentes en la zona. Poseen un menú tan amplio, que hace complejo elegir aquellos más representativos.

La Bandeja Paisa es un plato típico de la zona de Antioquía, pero muy consumido en todo el país. En él se dan cita nueve productos preparados en forma independiente: arroz blanco, chicharrón, huevo frito, chorizo, carne molida, patacones (tortillas de plátano aplastado y frito), palta, morcilla (prieta en Chile), frijoles o porotos rojos, plátano maduro y una arepa blanca.

El Ajiaco santafereño es una deliciosa sopa de pollo, que se cocina con tres tipos de papas, maíz (choclo) y zanahorias. Su sabor característico lo aporta la Guasca, una planta silvestre que crece como hierba en los jardines y en el campo. El pollo se deshilacha y las papas se cocinan hasta deshacerse, resultando un caldo cremoso que puede servirse con crema de leche y alcaparras encurtidas.

La Lechona tiene una presentación muy singular. Por fuera se ve como un cerdo asado, incluida la cabeza, pero en su interior se cocinan una mezcla de arroz, carne de cerdo, verduras y especies. Al dorarse la piel del animal queda brillante y muy crocante, por lo que en el plato se sirve un trozo de ésta acompañando al relleno. Constituye una comida típica de los pueblos de Tolima, pero puede encontrarse en las principales ciudades del país.

El Sancocho es un caldo que se prepara con diferentes tipos de carne (vacuno, cerdo y/o pollo) y que lleva papa, yuca, plátano verde y maíz. Es una sopa sencilla de preparar, pero sus resultados son deliciosos. Pese a su popularidad, existen diferentes Sancochos, como en la costa del Caribe colombiano donde se prepara con pescado, leche de coco, yuca y ñame; o el Sancocho del Valle del Cauca, que se elabora con pollo o gallina y no lleva papa.

Como muchos de los platos criollos, el Arroz Atollado proviene de las antiguas cocinas de esclavos, quienes usaban las sobras de sus patrones para crear una verdadera delicia culinaria. Este arroz, más parecido a un risotto por su humedad, se prepara con cebolla, papas de distintas clases, pimientos y condimentos, y lleva pollo, cerdo o res. Se sirve con patacones, chorizo y hogao, que es una de las salsas o bases más populares de la cocina colombiana. Puede utilizarse en la preparación de un plato o como acompañamiento de patacones, yuca frita o simplemente sobre una arepa.

Los tamales colombianos se hacen de arroz, harina amarilla o blanca, carne de cerdo o pollo, huevo duro, zanahoria –todo envuelto en hojas de plátano- y en algunas regiones también incluyen papas o arvejas. Se sirven para el desayuno u once.

Aunque su nombre nos recuerda a un postre, el Arroz con Coco es un plato típico de Cartagena. Se usa como acompañamiento de pescado frito de la zona, como el Bagre, la Mojarra, el Bocachico y la Tilapia. Para su preparación, se dora el coco rallado, se agrega arroz, panela o azúcar negra y luego leche de coco, uvas pasas, sal a gusto y agua, para que el arroz se cocine.

Otro plato popular basado en este cereal, es el Arroz con Pollo. Muy parecido a una paella, el arroz se cocina con el pollo desmenuzado, junto a arvejas, zanahoria, pimentón, cebolla, chorizos y habichuelas (porotos verdes en Chile, vainitas en Perú). Se trata de una preparación sencilla y barata, que lo convierte en uno de los platos más típicos en las reuniones familiares.

El Mute, en tanto, es propio del departamento de Santander. Tradicionalmente se cocina a leña y lleva maíz pelado, costilla de res, carne de cerdo, verduras como papa, habas y fríjoles y especias.

Dulces Tentaciones
Colombia es un país ideal para disfrutar de azucaradas preparaciones, las cuales podemos probar en mercados artesanales, sitios turísticos dedicados a la elaboración de confites o en las cocinas familiares, donde los postres tradicionales se hacen de la misma manera como lo hacían las abuelas.

El Mielmesabe es uno de los más tradicionales y populares. Para su preparación se “corta” la leche con vinagre, lo que genera grumos que luego se endulzan con panela (chancaca en Chile). Por eso su presentación es como un queso tipo Cottage, pero color caramelo y de sabor dulce.

Un clásico en muchos países latinoamericanos, el Arroz con Leche colombiano es otro de los postres de antaño que se pueden encontrar fácilmente. Sus ingredientes principales son arroz, agua, leche, leche condensada, azúcar, canela y pasas. Hay algunas variaciones dependiendo de la región, como el con leche de coco, el endulzado con panela, y los aromatizados con cáscaras de naranja o un chorrito de licor.

La Cuajada, típica del histórico barrio de La Candelaria en Bogotá, es un postre de leche cuajada con forma de queso, pero sin azúcar o sal. Tradicionalmente se acompaña con Melao (dulce de panela), aunque hoy se ofrece también con frutas en almíbar como brevas, frutillas, moras y duraznos.

La Natilla puede consumirse durante el año en versión blanca, es decir, en su preparación se usa sólo azúcar blanca y se acompaña de moras. Pero en la víspera de Navidad se come la tradicional Natilla de color moreno, preparada con panela y acompañada con buñuelos, unas bolitas de masa fritas hechas con harina de trigo, maíz y queso rallado.

Las Cocadas son uno de los dulces más ofrecidos en los mercados de las ciudades costeras de Colombia. La deliciosa mezcla de coco con diferentes productos: dulce de leche, frutas ácidas (limón, piña, tamarindo) y frutos secos (almendra, maní) proporcionan una gama muy variada de sabores exóticos y colores atractivos.

El Arequipe (manjar en Chile y Perú, dulce de leche en Argentina) es un producto transversal de nuestro continente. Básicamente se prepara al caramelizar la leche con azúcar y se puede consumir solo o acompañando otras deliciosas recetas, como tajadas de queso, obleas (galletas muy delgadas similares a las hostias), helados, tortas y un sin número de productos de repostería.

Para quienes gusten de la combinación de sabores, las Brevas con Arequipe es un postre típico santafereño, en el que estos deliciosos frutos se cocinan en almíbar de panela y se acompaña con una porción del dulce Arequipe.

Lo cierto, es que al igual que su pueblo e historia mestiza, la gastronomía colombiana no solo es deliciosa, sino también variada y representativa de cada región del país. Es un placer descubrirla y probarla, ya sea allí mismo o fuera de sus fronteras.

Por Claudia Jiménez | Fotografías: Istock