Viajes
Por: Actual Inmobiliaria / 17 de noviembre 2017
Compartir
facebook twitter

MI BUENOS AIRES QUERIDO

Su aire europeo, sus amplias avenidas, su increíble arquitectura y sus cafés llenos de historias… ¿Será por todo eso que las callecitas de Buenos Aires tienen ese “qué se yo”?

La capital argentina es la ciudad perfecta para quienes gustan de recorrer y descubrir tesoros escondidos en cada esquina. El estilo arquitectónico que la caracteriza es el resultado de una mezcla entre el art decó, art nouveau, el neogótico y el francés borbónico. No en vano se la conoce como el París de Sudamérica.

Es una metrópoli llena de historia y belleza urbanística; para caminarla sin guía turística, solo con las ganas de dejarse sorprender. Al recorrer sus calles es fácil encontrarse con negocios de barrio o pequeños cafés, donde eternas conversaciones de porteños sin apuro dan la idea de una vida relajada, en permanente contraste con el ajetreo de sus avenidas, mercados y centros comerciales.

El corazón de la ciudad
Como en toda Latinoamérica, la ciudad comenzó a construirse alrededor de la Plaza de Armas (Plaza de Mayo) y las instituciones administrativas están instaladas estratégicamente en la zona. Su nombre es en homenaje a la Revolución del 25 de Mayo de 1810.

La Casa Rosada
Sede del Poder Ejecutivo, debe su tonalidad a la mezcla de los colores enfrentados durante la guerra civil argentina, entre los “colorados federales” y los “blancos unitarios”. Se realizan visitas guiadas los sábados, domingos y feriados de 10:00 a 18:00 horas.

Catedral Metropolitana
Principal templo católico trasandino, su fachada parece más un templo griego que una iglesia. En su interior está el mausoleo del General San Martín, máximo héroe argentino, y un museo en honor al Papa Francisco, quien fuera Arzobispo de Buenos Aires desde 1998 hasta su consagración como Sumo Pontífice.

Calle Florida
En ella se ubican locales de las principales marcas y centros comerciales, como las Galerías Pacífico (Florida y Córdoba) y la Galería Güemes (Florida 165), cuyo edificio fue considerado el primer rascacielos de la ciudad.

Ateneo
El planeta literario, elegida como la segunda librería más hermosa del mundo por el periódico británico The Guardian, se ubica en el elegante ex teatro Grand Splendid, del que conserva su arquitectura original pero readaptada para funcionar como librería (Av. Santa Fe 1860, barrio de Recoleta).

Los barrios imperdibles
Puerto Madero
Uno de los sectores más nuevos de la ciudad, con su arquitectura sofisticada y elegante. En él funcionan bares y restaurantes famosos, hoteles y un casino flotante, construido en una embarcación antigua al estilo del río Mississippi.

La Boca

Aquí, los turistas visitan principalmente el estadio La Bombonera de Boca Juniors y el famoso paseo de Caminito, con sus casas de distintos colores, bailarines de tango, feria de artesanía y restaurantes, convirtiéndolo en un museo a cielo abierto de casi 150 metros de longitud.

San Telmo
Más que un barrio, es parte del casco histórico de la ciudad. Su famosa Feria de Antigüedades de Plaza Dorrego se instala los días domingos. Dada su fama, cientos de puestos de artesanías, souvenirs y productos de diseño se ubican a todo lo largo de la calle Defensa.

Palermo
El más extenso de la ciudad, mezcla comercio, outlets, palacios, restaurantes, diseño y comunicaciones. Está dividido en “sub-barrios”, como Palermo Soho, polo gastronómico- cultural, y Palermo Hollywood, con empresas de comunicaciones. Imperdible es el shopping en las calles Córdova y Gurruchaga, para comprar artículos de segunda selección de famosas marcas de ropa, zapatos y accesorios para mujer y hombre.

Corrientes
Aunque no es un barrio en sí, esta avenida es considerada como el centro de la cultura y bohemia bonaerense. En ella se reúne una gran oferta de espectáculos teatrales, musicales, comedia, danza, conciertos, salas de cine, restaurantes y comercio, que abren sus puertas hasta altas horas de la madrugada. En Corrientes encontramos además, el Obelisco, símbolo de la ciudad, y el Abasto Shopping, antiguo mercado de frutas y verduras que en la actualidad ha sido convertido en un centro comercial, conservando la arquitectura art decó original del edificio.