Cultura
Por: Actual Inmobiliaria / 17 de noviembre 2017
Compartir
facebook twitter

Rinitis alérgica: TEMPORADA DE PAÑUELOS

¿Estornudos, picazón de la nariz, ojos llorosos, romadizo? Lo más probable es que sufra de esta patología que afecta a un 20 por ciento de los santiaguinos y que se agudiza en septiembre.

La primavera es la peor época para la gente que sufre de rinitis, ya que en esta estación se concentran grandes cantidades de polen en el aire”. Así de categórico es el doctor Álvaro Pacheco, otorrinolaringólogo del Hospital Calvo Mackenna y Clínica Indisa, quien agrega que las personas más propensas a tener una reacción alérgica en estos meses son las que realizan actividades al aire libre, pues están expuestas directamente a la sustancia que la gatilla (alergeno). Aparte del polen, existen otros alergenos como el pelo y caspa de los animales, los hongos, los ácaros (arañas microscópicas que se encuentran en el polvo) y algunos alimentos. Los síntomas típicos de la rinitis —que es una inflamación en la mucosa nasal— son la comezón de la nariz y de los ojos, obstrucción nasal, descarga de mucosidad clara permanente (acuosa) y estornudos en salva (secuencia de estornudos seguidos).

En los niños, en tanto, se agrega el sangrado nasal a repetición. -¿Cómo diferenciar entre la rinitis y un resfrío común? Las infecciones virales tienen otros síntomas, como fiebre, tos, dolor de garganta. Sin embargo, algunas veces, cuando el resfriado es leve, es difícil que el enfermo pueda distinguir de qué se trata. De ahí, que resulta indispensable consultar a un especialista para que efectúe el examen clínico e indique, en algunos casos, exámenes de laboratorio para determinar a qué es alérgica la persona. -Así como a los asmáticos se les recomienda lugares con aire seco y no húmedo, ¿Hay zonas más adecuadas para los alérgicos? La brisa marina ayuda a dispersar los pólenes, especialmente al lado de la playa misma.

En lugares más abiertos y con más viento, hay menor concentración de polen en el aire, por lo que debería haber menos síntomas. Respecto del tratamiento, el doctor Pacheco cuenta que, en primer lugar, hay que eliminar los contaminantes que existen al interior del hogar (ver recuadro). La terapia farmacológica, en tanto, se elige para cada persona dependiendo de factores como su sintomatología, edad y enfermedades concomitantes, entre otros. Se trata de antihistamínicos, corticoesteroides nasales en aerosol y descongestionantes. “No ha habido un avance significativo en la invención de nuevos medicamentos, salvo por la aparición de una inmunoterapia oral, que reemplaza a la inyectable. En todo caso, esta terapia solo disminuye los síntomas, pero no cura la enfermedad”.

 

PREVENIR ES ELEMENTAL

Los alérgicos deben eliminar todos los contaminantes intradomiciliarios más frecuentes:

– El humo del tabaco.

– Las mascotas (perros, gatos y conejos, especialmente) deben permanecer fuera de la casa, ya que en su pelo transportan alergenos.

– Se debe realizar aseo profundo de la pieza del alérgico, por lo menos una vez a la semana, limpiando cuidadosamente con paños húmedos, los estantes de libros, juguetes y objetos que acumulan polvillo.

– Lavar frecuentemente alfombras y peluches, ya que absorben polvo.

– Evitar ropa de fibra natural (lana, plumas). Preferir lo sintético.

– Se sugiere mantener las ventanas cerradas y ventilar por períodos cortos las habitaciones de la casa.

– Se recomienda sacarse la primera capa de ropa al llegar a la casa y antes de entrar al dormitorio.